Saltar al contenido
American Stanford

La caseta ideal para tu American Stanford

Si cuentas con un amplio jardín en tu casa y has decidido que tu  American Stanford duerma allí, es importante que busques una caseta adecuada para que pueda descansar de la mejor manera.

Esta vivienda lo protegerá del sol intenso durante el verano y le dará calor y refugio en el invierno, además de resguardarlo de las lluvias y el mal tiempo.

A la hora de elegir, es indispensable que tomes bien las medidas para que la misma le resulte confortable. Tu perro debe poder entrar fácilmente, ponerse de pie, dar la vuelta y recostarse en su interior sin problemas.

Si la caseta es muy pequeña, tu American Stanford se sentirá incómodo. Pero si es muy grande puede resultarle fría en días de baja temperatura. Si tienes varias mascotas, pueden compartir la vivienda y abrigarse mutuamente. Otra opción es colocar dentro un colchón que conserve el calor.

En cuanto a los materiales, las hay de madera y de plástico. Las primeras suelen ser más atractivas y cálidas, pero requieren de más tareas de mantenimiento, ya que se pudren en contacto con la humedad.

Las segundas, por su parte, son más duraderas y fáciles de limpiar y dificultan el asentamiento de bacterias y hongos. Además, es posible encontrar varios diseños y elegir el que mejor se adapte a tu gusto personal.

Dentro de los productos disponibles en el mercado, una muy buena opción para perros medianos y grandes como el American Stanford es la casa para jardín de Keter.

La misma cuenta con el suelo elevado, lo que ayuda a mantenerla seca y cálida, no tiene uniones al techo y posee sistemas de ventilación y de anclaje a tierra para garantizar su confortabilidad.

La vivienda viene en un color beige topo que combina perfectamente con cualquier mobiliario y puede utilizarse tanto en el exterior como en el interior.

Por otro lado, está hecha de polipropileno inyectado y otros materiales modernos que permiten su adaptación a cualquier tipo de ambiente natural, urbano y rústico. 

La caseta incluye un manual detallado para facilitar su montaje, el cual se realiza con herramientas de uso común.

Sus dimensiones son 99 centímetros de largo, por 95 de ancho y 99 de largo, y pesa unos 12,7 kilos. Su puerta, en tanto, mide 36,5 centímetros de ancho por  61 de alto.

La vivienda se lava de manera sencilla y resiste los daños causados por el clima, por lo que es una solución de bajo mantenimiento. A la hora de instalarla, busca un espacio donde no haya corrientes de aire ni mucha luz o ruido.

En definitiva, la casa de jardín de Keter cuenta con una excelente relación de calidad- precio, al ser una de las más baratas del mercado para perros grandes. Con este producto, tu American Stanford podrá disfrutar de un lugar amplio y confortable para descansar, que lo protegerá tanto del frio y del calor, como de la lluvia y la humedad.

Valoración
[Votos: 0 Valor: 0]