Saltar al contenido
American Stanford

El perro American Stanford

American Staffordshire Terrier

TODO sobre la raza American Staffordshire Terrier

El perro American Staffordshire Terrier, conocido como American Staffordshire, Amstaff y, coloquialmente, American Stanford, es un perro que muestra una gran fortaleza para su tamaño, de gran agilidad y, aunque de apariencia “Bully style” (estilo malote), esconde una gran afabilidad.

Hagamos una introducción a esta raza comentando distintos aspectos.

Tipos de perros American Stanford

Antes de nada hay que aclarar que el American Stanford, el Staffordshire Terrier (sin “American”) y el Pitbull sólo comparten, en origen, la línea de trabajo para la que fueron desarrollados: el cuidado y protección de ganado, y la pelea.

Si bien genéticamente las tres razas provienen de una misma línea, su constitución física estándar presenta diferencias.

La Federación Cinológica Internacional (FCI) considera que el American Staffordshire y el Staffordshire (sin “American”) son razas del tipo Pitbull, pero el American Pitbull Terrier es considerado una subraza derivada del tipo Terrier.

Puedes conocer los detalles del Pitbull y tipos de American Stanford en esta completa guía que hemos preparado.

Hay otra raza derivada del Amstaff, el American Bully, reconocida desde 2013, es una derivación del perro American Stanford que conserva un gran parecido físico con su ancestro el American Staffordshire.

Propiamente dicho y teniendo en cuenta el estándar de la FCI, el American Staffordshire Terrier, no presenta variedades, salvo las derivadas del color del manto.

La distribución de color del manto puede ser monocromática, multicolor y atigrada. Las coloraciones más comunes son: Blanco y negro, Blanco y marrón. Más adelante comentaremos sobre el American Stanford Blue.

Carácter del American Stanford

El American Stanford es un perro asociado a la lucha y al hostigamiento de animales de tamaño y peso muy superiores (osos, toros,…) y con las peleas de perros.

En España, la raza American Stanford está considerada una raza potencialmente peligrosa (por lo que quienes disfrutan de esta raza de perros deben contratar un seguro para perros peligrosos). La verdad es que la peligrosidad de esta raza depende de la educación que se le da.

Aun teniendo esta fama, son perros muy sociables, con carácter protector de los miembros de la familia, siendo silenciosos y tranquilos en casa y buenos guardianes. Por otro lado son perros valientes, con una fortaleza y musculatura considerables para su tamaño, son testarudos y tenaces.

Debido a su potencia muscular, conviene adoptar medidas de seguridad cuando se les saca a pasear, ya que suele reaccionar de forma impulsiva.

La socialización temprana es necesaria para desarrollar la convivencia con otros perros, con animales domésticos y con las personas.

El American Stanford es un perro que aprende rápido, tanto lo bueno como lo malo. De aquí que desde pequeño hay que adiestrarlo y educarlo y, especialmente por su testarudez, estar muy encima de él para corregir malos hábitos.

Dicen que los perros se parecen a sus amos. Su buen carácter está definido por el tipo de dueño que tenga. Disfrutar de un perro Stanford equilibrado y tranquilo requiere de socialización temprana y buena educación, así como de equilibrio y tranquilidad en la persona que lo tiene bajo su responsabilidad. En todo momento se deben evitar y corregir conductas violentas.

Un American Stanford bien educado resultará ser un perro curioso, alegre, extrovertido y muy sociable.

El American Staffordshire Terrier es un perro que necesita actividad. A este respecto, el animal requiere de ejercicio diario, para ello se deben dar tres paseos diarios de una media hora cada uno. Al salir a pasear es necesario llevar una buena correa, un buen collar y un bozal. Durante el paseo hay que dejarle que se entretenga reconociendo el terreno y relacionándose con otros perros Stanford y de otras razas.

American Stanford Blue: Características

Entre los ejemplares de esta raza, cabe destacar el American Stanford Blue. La mayor diferencia con los demás American Staffordshire Terrier es la coloración clara de los ojos que, normalmente, tienen tonos azulados o entre gris y verde.

El color del manto, es gris en el cuerpo y blanco en el pecho. Se pueden presentar manchas blancas en el cuerpo. La trufa también es de color grisáceo en concordancia con el color del pelo.

En realidad su origen se debe a una mutación genética, por lo que los criadores no recomiendan la adquisición de estos ejemplares. A pesar de la mutación, creo que son animales muy bellos.

A continuación puedes ver un vídeo de adiestramiento de un American Stanford.

Cuidados del American Stanford

Tener en casa cualquier compañía es una responsabilidad que implica el bienestar común. Cuando compartimos nuestro espacio vital con un animal de compañía debemos estar atentos a sus necesidades, a su salud y, en general, a su bienestar.

Compartir nuestra vida con un animal requiere además de un esfuerzo y un aprendizaje común de gestos y comportamientos, de prestarle la debida atención para un entendimiento común.

En cualquier caso, con el American Stanford debemos ser responsables de sus necesidades básicas.

Adquirir un American Stanford

Antes de la entrada de un perro Stanford en nuestras casas, debemos tener en cuenta si nuestra vivienda es apta para el nuevo acompañante. Las condiciones de la vivienda, la proximidad de parques y de posibles zonas de paseo tienen que ser adecuadas para el tamaño y carácter del perro.

En el caso del American Stanford, tenemos la suerte de que se adapta bien a las condiciones de la vivienda estándar de nuestro país.

Una vez nos hayamos decidido a aceptar la compañía de un American Staffordshire Terrier, debemos buscar un criador responsable. Este es un aspecto muy importante dado que el criador responsable cuida tanto las características físicas, como el carácter de los cachorros. Dada la calificación PPP (Perro Potencialmente Peligroso) debemos ser cuidadosos y responsables con el carácter del cachorro.

Si tenemos en cuenta las similitudes con otras razas próximas, la posibilidad de cruces entre ellas es mayor y ello puede influir en el carácter del animal. Por ello, la adquisición de un cachorro de raza pura es una garantía.

La adquisición de un cachorro de American Stanford no es cuestión de precio, sino de responsabilidad por mantener la pureza de la raza y del carácter del animal.

Valoración
[Votos: 6 Valor: 4.7]