Saltar al contenido
American Stanford

American Pitbull Terrier: La guía más completa

American Pitbull Terrier

El American Pit Bull Terrier es una raza que, digamos, forma parte del grupo genérico de los «Pit Bull«. Coloquialmente se les conoce como “Pitbull”, “American Pitbull” o “Pitbull Terrier”.

Como ya hemos indicado con anterioridad, el grupo genérico de los «Pit Bull» engloba a otras razas como el American Stanford y el American Bully. Las diferencias entre las razas que integran este grupo son tanto estéticas como funcionales.

Aquí nos referiremos exclusivamente al American Pit Bull Terrier o APBT.

Mitos sobre el Pitbull

Teniendo en cuenta la historia de los ancestros del American Pitbull, sobre esta raza circulan gran cantidad de mitos que han creado una imagen, fiera y terrible, del Pitbull Terrier que ha ensombrecido la realidad.

  • Mito 1º: Los Pitbull Terrier son “bichos” malos y violentos.

La American Temperament Test Society (ATTS) ha analizado el comportamiento de muchas razas de perros.

Para ello ponen al perro a situaciones inesperadas. En algunas de ellas intervienen otros perros o personas extrañas. Cualquier signo de agresión o pánico es considerado un fallo en el análisis.

Como resultado de las pruebas, el American Pitbull Terrier ha superado las pruebas con una calificación del 85%. De un total de 870 Pit Bulls analizados, 755 aprobaron el test. Mientras que, por ejemplo, el Beagle obtuvo una calificación del 79,7%, y el Chihuahua, un 69,6%.

  • Mito 2º: Los American Pitbull que muestran agresividad hacia un animal, también son agresivos con los humanos.

El afable Beagle, si tiene la oportunidad, puede matar un conejo.

El Pitbull ha sido seleccionado por sus cualidades para controlar a otros animales y, en lo que se refiere a los humanos, es sumiso y adora a los niños.

Las muestras de agresividad del American  Pitbull Terrier hacia los humanos NO SON propias de la raza.

Podríamos seguir mostrando opiniones desinformadas sobre las capacidades agresivas de esta raza, pero no son más que quimeras que carecen de apoyo científico.

Temperamento del Pitbull Terrier

El temperamento es el comportamiento o las reacciones de un individuo ante situaciones concretas. El temperamento se forja a partir de la base genética y de las experiencias de la vida. El temperamento se modela a partir de la educación del perro.

Un adecuado temperamento en el Pit Bull, requiere, entre muchos otros aspectos, de:

  • Templanza. En situaciones poco familiares, ante ruidos extraños, el perro puede mostrar temor pero tiende a investigar sobre el origen de la nueva situación, en lugar de achicarse o entrar en pánico.
  • Extroversión y amistad. Les gusta la compañía de cualquier persona, aunque no la conozca, y muestran extroversión con ellas.
  • Sumisión (pero no demasiada). No son dominantes y con las personas muestran sumisión. Esta sumisión no tiene relación alguna con timidez o temor.
  • Control de la agresividad hacia otros animales. Si bien es una tendencia en esta raza, es algo que se le debe enseñar a controlar.
  • Desarrollo de la inteligencia. Es un perro inteligente y aprende con facilidad, tanto lo bueno, como lo malo. Tiene una fuerte tendencia al aprendizaje.
  • Oportunidad de liberar energía. Los American Pit Bull son animales con muchísima energía que necesitan disiparla con largos paseos y ejercicio intenso.

Si por cualquier circunstancia, el Pit Bull mostrase agresividad o intención de agredir a seres humanos, convendría ser sacrificado.

El American Pit Bull Terrier gusta de agradar a las personas y, por su nivel de energía, se adaptan muy bien a personas o familias activas.

Pitbull Terrier: Características

Prestando atención a los estándares, se puede decir que la cabeza es larga, ancha y poderosa. La vista frontal tiene forma de trapecio invertido y el perfil esta moderadamente definido. Sus mejillas son abultadas y sobresalientes. Los ojos son de inserción baja en el cráneo. La coloración puede ser cualquiera, con excepción del azul celeste. Las orejas son de inserción alta y semierectas. Sus mandíbulas son poderosas.

El cuerpo es ligeramente más largo que alto; estilizado, sin apariencia gruesa o musculosa. El pecho es profundo y no más ancho que profundo.

El pelaje es corto y lustroso. Se aceptan todos los colores a excepción del patrón merlé (parches moteados sobre fondo jaspeado).

El American Pit Bull Terrier es de tamaño medio. Su altura oscila entre 45 y 55 cm. El estándar de esta raza no presta atención tanto a la altura como a la armonía del cuerpo. El peso en los machos adultos oscila entre 16 y 27 kg, mientras que el de las hembras oscila entre los 14 y 23 kg. Su esperanza de vida se sitúa en los 13 años.

American Pitbull cachorro

El cachorro de American Pitbull Terrier, como los de cualquier otra raza, provoca la ternura en las personas. Ahora bien, no olvidemos que desde que pone sus patas en casa, debemos iniciar su proceso de aprendizaje y de posicionamiento dentro de su nueva “manada”.

Los cachorros, como los bebés, inician el reconocimiento del medio en el que vivCachorro de American Pitbull Terrieren por medio de la boca y el olfato. Mordisquean, rechupetean y olisquean todo lo que está a su alrededor. En el caso del American Pit Bull, dado su carácter y nivel de actividad, esta tendencia es mayor. En todo momento hay que observarles y reconducirles en sus comportamientos, con cariño y con firmeza. Si no somos constantes en su educación, se potenciará su tendencia a ser revoltoso e inquieto.

Desde pequeños, estas entrañables criaturas, requieren de gran actividad y de socialización, así que desde el primer momento, una vez debidamente vacunados, hay que procurarles ejercicio y socialización con otros perros y personas.

El Pit Bull es propenso a los estados de ansiedad cuando se les deja solos en casa por lo que es necesario proporcionarles ocasiones para hacer ejercicio durante el día. En caso contrario pueden destruir el mobiliario.

La diferencia entre un buen Pit Bull Terrier y un animal agresivo está en el ambiente en el que vive y en el cariño, la educación, y el entrenamiento que se le dispensan.

La decisión de introducir un animal en casa, es una responsabilidad, hacia el animal y hacia la sociedad, que debe perdurar para siempre. No debe ser fruto de un capricho pasajero.

Valoración
[Votos: 8 Valor: 4.5]