Saltar al contenido
American Stanford

American Stanford Blue: Guía completa

American Stanford Blue

El American Stanford Blue Terrier ya ha tenido algún protagonismo en entradas anteriores. Vamos a prestarle un poco más de atención.

Características American Stanford Blue Terrier

Las características del American Blue Terrier en cuanto a tamaño y a temperamento son las propias de todos los AmStaff. La única característica que diferencia al Staffy Blue del resto es el color de su nariz, del manto, de los ojos y de las almohadillas.

Como ya comentamos, este color característico es debido a un gen recesivo homocigótico. Vayamos por partes:

  • Gen: es la fracción mínima del ADN que controla un determinado carácter (color de ojos, color del pelo, color de la piel, …)
  • Recesivo: Es un gen que no se expresa en el individuo salvo que haya sido heredado por ambos progenitores.
  • Homocigótico: En los mamíferos, para que un gen se exprese, es necesario heredar una copia del gen de cada uno de los progenitores. Cuando las copias de ambos progenitores son iguales, se llaman homocigóticos; si fueran diferentes, se llamarían heterocigóticos.

Cada descendiente hereda la mitad de los genes de cada uno de los progenitores.

Simplificando. En el American Stanford Blue Terrier, ambos progenitores deben ser portadores del gen recesivo.

Esto no significa, necesariamente que ambos sean Blue. Por ejemplo, ambos progenitores pueden tener color, digamos, cervato (fawn o arena). Este color puede ser debido a que ambos genes sean cervato; o bien que uno sea cervato y el otro blue. En este último caso, como el gen blue es recesivo, sólo se expresará el color del gen dominante, es decir, cervato..

En el primer caso, como ambos genes son iguales, se diría que ambos progenitores son cervato homocigótico. Este pareja nunca podría generar descendencia blue.

En el segundo caso, como tienen el gen cervato y el gen blue, se diría que los dos progenitores son cervato heterocigótico. Estos sí podrían dar lugar a descendencia blue con una probabilidad del 25%.

Si cruzamos dos individuos blue, como en ambos casos las parejas de genes son blue, la descendencia será blue con un 100% de probabilidad.

La realidad es que el color del Amstaff está controlado por un grupo de nueve pares de genes.

Como hemos dicho, esta explicación es una simplificación para facilitar, esperamos, la comprensión del origen del color blue.

En el American Blue Terrier el gen recesivo afecta a la formación de eumelanina que es el pigmento que colorea la piel y el pelo.

La frecuencia de manifestación del gen recesivo Blue es muy baja en condiciones de cría responsable.

American Stanford Blue Terrier, cría responsable

El Amstaff Blue es un perro de gran belleza. El número de American Blue Terrier obtenidos, por los criadores responsables, es muy bajo y su precio es elevado.

Actualmente, la variedad Blue del Amstaff es muy demandada y se encuentran bastantes más ejemplares de los que se podrían obtener de forma responsable.

El truco del incremento de ejemplares de American Stanford Blue Terrier está en los criadores sin escrúpulos que tienen varios Amstaff Blue y los cruzan de forma endogámica (siempre entre ellos). Estos criadores sin escrúpulos generan camadas sin variabilidad genética.

Con ésta técnica sin escrúpulos, los cachorros obtenidos, empobrecidos genéticamente, son mucho más proclives a sufrir problemas de salud (alergia a la hierba, cataratas, desórdenes inmunes, cáncer, problemas cardiacos).

Dado que en la cría sin escrúpulos sólo importa la obtención de animales de coloración Blue y no se presta atención a otras características como el carácter, la cría endogámica puede dar lugar a problemas de carácter en las nuevas camadas.

Estos criadores sin escrúpulos no prestan atención a la calidad de las camadas, sino a los beneficios económicos que obtienen.

Por todo esto, si queremos que el American Blue Terrier forme parte de nuestra familia, lo más recomendable es hacerse con uno procedente de un criador profesional. De este modo, podremos estar seguros de la calidad del ejemplar.

American Stanford Blue Terrier Adopción

Hablar de “adopción” es hablar de responsabilidad. Los perros, especialmente cuando son cachorros, son encantadores y nos tocan la fibra sensible. Ahora bien, hay que: prestarles atención, sacarles a pasear, jugar con ellos, educarles…

Los American Blue Terrier son mascotas muy activas, que requieren una buena dosis de ejercicio y de socialización con personas y con otros perros. Las personas que sólo se fijan en su belleza, llegan a “cansarse” de su gran actividad y de sus posibles “fechorías”.

Hay mucha gente que se “cansa” de su mascota y la abandona o, en el mejor de los casos, la lleva a un centro de adopción.

Un punto a tener en cuenta con los American Stanford Blue Terrier es que son perros que disfrutan con la familia, pero podrían no estar demasiado preparados para compartir su vida con otras mascotas.

Antes de la adopción del American Blue Terrier y, por extensión, de cualquier perro, hay que realizar una serie de pasos, que exigen paciencia y mucha responsabilidad:

  1. Toma de contacto previa a la adopción.

Los “amores a primera vista” son malos consejeros. Una vez hayas encontrado la mascota candidata a ser adoptada, tómate tu tiempo visitándola con regularidad para ver si se establece un vínculo entre ambos. Cuando surge el buen “feeling” entre ambos, las siguientes visitas hazlas con la familia, para que la mascota candidata se acostumbre a quienes compartís el hogar.

  1. Infórmate del estado de salud del perro.

¿Tiene alergias? ¿Requiere de algún cuidado especial? Aprovecha este momento para preguntar todo lo que se te ocurra al respecto de tu candidato a mascota.

  1. Asegúrate de que todos los miembros de la familia van a responsabilizarse de la mascota (educación, ejercicio, normas básicas, …)

Una vez tomada la decisión:

  1. Concédele a tu American Stanford Blue un tiempo de adaptación a su nueva situación.

En las primeras semanas, poco a poco se le deben inculcar las normas de convivencia, con cariño y con firmeza.

  1. Marcad el horario de comidas y paseos y mantenedlos.
  2. Dedicadle tiempo para establecer vínculos.

Dadle caricias y arrumacos, habladle con voz suave, tened contacto físico. En definitiva, demostradle que está en lugar seguro, que le apreciáis y que es uno más de la familia.

  1. Poco a poco, debe ir conociendo otras personas y situaciones.
  2. Programad la primera visita al veterinario.
  3. Considerad seriamente la posibilidad de la esterilización.

Si el American Blue Terrier se siente querido y respetado, tendréis la oportunidad de disfrutar del más fiel compañero.

American Stanford Blue Cachorro

Las fotos de cachorros de American Stanford Blue nos muestran unos bichitos de mirada tierna, que cachorro American Stanford Blueinmediatamente nos llaman la atención. Ahora bien, cuando esos entrañables bichitos entran en nuestro hogar, son susceptibles de transformarse en unos pequeños demonios que pueden poner la casa “patas arriba”, con una gran facilidad.

Una vez más y sin ánimo de ser pesados, tenemos que insistir en la palabra “responsabilidad” si queremos disfrutar de la compañía de nuestro American Blue Terrier.

Para facilitar las cosas, destacaremos algunos aspectos a tener en cuenta de cara a la entrada en nuestro hogar de un cachorro de American Blue Terrier:

Preparar la llegada de nuestro cachorro

Cualquier cachorro necesita un ambiente que le ofrezca seguridad y calidez (humana). Al crecer dentro de casa, debe gozar del mayor contacto posible con humanos. No debemos olvidar que el American Blue Terrier es un perro activo y que, por el hecho de ser cachorro, su actividad y curiosidad aumentan de forma exponencial.

  1. Debemos disponer de un área de juego a prueba de cachorros. Los cachorros tienen la tendencia de mordisquear todo lo que encuentran a su alcance, siendo especialmente atraídos por los calcetines, las zapatillas, los cables, las patas de los muebles, …

Para los momentos en los que no podemos supervisarlos, debemos disponer de una caja donde dejar al cachorro.

  1. Establecer una rutina desde el primer día. Para que nuestro nuevo miembro de la familia se sienta seguro, debemos establecer una rutina de modo que las horas de comida, juego, aprendizaje y paseos se hagan siempre a la misma hora.

La rutina fija para el perro debe ir acompañada de una rutina fija para nosotros, especialmente en lo relativo a nuestras horas de descanso nocturno

  1. Establecer las normas de la casa. ¿Cómo quieres que tu American Stanford Blue se comporte cuando sea adulto? De la respuesta a esta pregunta dependen las normas que se deben seguir desde el primer momento y aunque tu cachorro utilice todas sus artimañas para salirse con la suya.

Cómo educar a nuestro cachorro

En el proceso de educación de nuestro pequeño American Stanford Blue debemos tener siempre presentes las siguientes pautas:

  • Utilizar “bien” o “muy bien” cada vez que obedece a una determinada instrucción.
  • Decir “no”, con calma y firmeza, cuando nuestro cachorro hace algo que no debe.
  • NUNCA utilizar el castigo físico, ni gritarle al cachorro.
  • Utiliza siempre la misma orden para realizar una determinada acción.
  • Socializar a nuestro cachorro desde el primer momento. Si todavía no estuviera vacunado, podríamos sacarlo en brazos o en una bolsa. Una vez vacunado, empezaríamos a pasear al cachorro con correa.

American Stanford Blue Alimentación

El American Stanford Blue debe ser alimentado de forma equilibrada en relación a su edad, peso estándar y actividad física.

Lo primero y más importante en relación a su alimentación y salud es consultar al veterinario sobre el tipo de alimentación para nuestro American Stanford Blue.

La alimentación debe ser de calidad. Si le damos cualquier pienso, sin prestar mayor atención a la calidad, nuestro Amstaff Blue podría presentar problemas digestivos y de salud general, de modo que lo que ahorramos en piensos, lo gastamos en medicinas.

La alimentación debe ser equilibrada. En cada época de la vida de nuestro American Stanford Blue, se requerirá un tipo de alimentación, de modo que en cada etapa (cachorro, adulto joven, adulto mayor) le alimentaremos de forma específica, de acuerdo a las necesidades específicas de la edad.

¡Atención a las “chuches”! Cuando utilizamos “chuches” como medio de premiar a nuestro Amstaff Blue estamos añadiendo calorías extra en su alimentación y, sin darnos cuenta, podemos iniciar el proceso de la obesidad.

Lo recomendable para premiar a nuestro perro sería utilizar bolas del mismo pienso que come habitualmente. Así de la cantidad diaria de pienso, reservamos unas cuantas bolas para premiarle.

¡Atención a la obesidad! En este aspecto hay un problema de escala. Inconscientemente, cuando nos dicen que nuestro American Stanford Blue tiene un sobrepeso de, por ejemplo, 1 kg, pensamos según nuestra escala y no le damos mayor importancia; ahora bien, para un perro de 20 kg, 1 kg extra es el equivalente a 3 kg de más para una persona de 60 kg o 4 kg para una persona de 80 kg.

Mejor comida para el American Stanford Blue

La mejor comida para nuestro American Stanford Blue es un pienso equilibrado con proteína de calidad.

Dentro del término pienso se incluye cualquier tipo de alimento (seco, húmedo, congelado, liofilizado o líquido) que ingiere el perro. Cuando hablamos de equilibrado, queremos decir que los nutrientes (hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales, oligoelementos y fibra) están en la proporción correcta.

Con proteína de calidad queremos decir proteína procedente de carnes o de pescados, excluyendo descartes de despieces o proteínas sintéticas.

En cualquier caso, la elección del pienso depende de la edad, de las condiciones físicas y fisiológicas y del nivel de actividad de nuestro American Stanford Blue.

La variedad de piensos es muy grande y siempre conviene hacerse con el pienso que nos recomiende el veterinario, dentro del presupuesto que tengamos establecido para ese fin.

Cuidados del American Stanford Blue

Nuestro Amstaff Blue es un miembro más de la familia, por el bien del perro y por el nuestro, debemos procurarle unos cuidados básicos.

En lo referente a la salud, debemos contar con la inestimable labor del veterinario y aprovechar las visitas para las vacunaciones para que éste haga una revisión general de nuestro American Stanford Blue.

Con asiduidad, podemos revisar la limpieza de las orejas, observar la formación de sarro en los dientes y observar la consistencia de las heces.

Semanalmente cepillamos el pelo de nuestro Amstaff Blue con un cepillo de cerda suave. Bañaremos a nuestro perro cada mes y medio o dos meses utilizando champú específico para perros, cualquier jabón no es apto para los perros ya que su piel tiene un pH diferente al de la piel de los humanos. Cada cierto tiempo, conviene cortarle las uñas.

Para evitar invasiones de parásitos, debemos hacer uso de collares y pipetas antiparasitarios, atendiendo al consejo del veterinario.

El ejercicio físico y el juego junto con los miembros de la familia son un aspecto de vital importancia para el equilibrio psicológico y la salud del American Stanford Blue. No consiste en dejarle solo en el jardín para que se desfogue, más bien se le debe acompañar y jugar con él.

Si hay posibilidad, los ejercicios de obediencia y agilidad son de una gran ayuda para el desarrollo físico y psicológico de nuestro Amstaff Blue.

Dado que el American Stanford Blue es un tipo de raza de buena inteligencia a la que le gusta agradar a sus dueños, debemos realizar con ellos trabajos de entrenamiento y aprendizaje.

Por último, una recomendación, no conviene dejar sólo en casa a nuestro American Stanford Blue junto con otro perro pitbull stanford o cualquier otra raza, dado que tiende a no llevarse bien con otros perros.

Tu valoración es importante para nosotros y tus comentarios más!

Valoración
[Votos: 8 Valor: 4.4]